No exijas a la juventud que adopte actitudes que el SISTEMA educativo no puede “inculcar”, ni aptitudes que no puede “enseñar”

No exijas a la administración pública que sea “eficiente” si el SISTEMA administrativo no permite la eficiencia, ni siquiera la plantea.

…..

En fin. No PIDAS a la sociedad lo que el sistema instaurado NO le permite aprender, entender, ni valorar.

No obstante, a veces son más crueles las consecuencias del SISTEMA existente que los sacrificios necesarios para realizar los cambios oportunos.
El problema es que para realizar semejantes cambios hacen falta “VALIENTES”, por “valor” y por “valer”, que no es lo mismo.

 

Leave a Reply