En los comienzos las “tecnologías de la información” parecía que sólo estaban referidas a todo lo que se consideraba entorno web, aún cuando representaban mucho más.

Lo que está claro es que será necesario un proceso de convergencia. Con efectos que suelen tener dos consecuencias pricipales, la integración de algunas de las tecnologías existentes y la muerte de otras.

No es nada nuevo, el ejemplo más cercano y fácil de reconocer fue el de los formatos de reproducción de imagen. Grandiosos fueron los tiempos de batallas entre “Beta” y “VHS”.  Pero al final han sido otros formatos los que prevalecen puesto que se han adaptado, y en otros casos han nacido, para “prestar sus servicios” en el entorno actual, como el “MP4”.

Lo que está claro es que siempre se debe producir una convergencia para que la utilidad de las tecnologías pueda beneficiarse de las ventajas que suponen la utilización estandarizada.

Como en aquellos tiempos, importantes compañias se encuentran detrás de las principales tendencias. Pero en el caso de las tecnologías de la información los ámbitos de actuación son más variados.

Estamos ante un “Tecnosistema” formado por hardware, software, comunicaciones que conforman la capa tecnológica. Pero este entorno no sólo lo conforman las tecnologías sino que se está definido principalmente por los usuarios de dichas tecnologías que conforman el “Tecnotopo”.

Si ni siquiera los formatos de hard, soft y com están del todo definidos, no podemos pensar en que los usuarios tengan asumido su rol en este entorno y por tanto nos movemos en un entorno absolutamente inestable.

Lo que está claro es que en el “tecnosistema” sobreviven aquellos que consiguen adaptarse, alcanzar la velocidad de la evolución.

Y es preciso entender en entorno completo pues sino puede ser peligroso errar la velocidad a la que es necesario evolucionar. Evaluarla basándonos en el ritmo que marcan las demás “especies en competencia” y olvidar a los usuarios como actores principales de los cambios que puedan producirse y que han sido validados, colleva el desastre.

¿Acaso triunfarán sólo las soluciones tecnológicas más avanzadas?. No tiene porque ser así y de hecho no siempre ha sido de esta manera. Sobrevivirá aquella que mejor se adapte al entorno.

Otro de los peligros que conlleva esa adaptación al entorno, esa competición por mantener el estatus, en el “tecnosistema” es la perdida del ADN que puede pasar factura.

Recordemos esto cuando podamos contemporizar sobre la evolución de Google y FaceBook. Twitter todavía es un “pajarillo” en 2010.

La batalla de Microsoft y Apple. O la propia evolución de Android y Chrome, son otros ejemplos interesantes.

Divertido es evaluar bajo este prisma la evolución del Hardware, donde se ha pasado de elementos para el procesamiento de información hacia el concepto de terminales de interacción.

Si consideramos las distintas especies, DeskTop, Laptop, netbooks, Tablets,… veremos cómo han evolucionado y a pesar de que su ADN de partida es el mismo algunos se están adaptando mejor a los cambios que en el “tecnotopo” se están produciendo, pues los usuarios cada vez demandan mayor movilidad en detrimento de la potencia, que fué el factor principal sobre el que se baso la anterior “onda evolutiva”.

En fin, que todavía nos queda mucho por ver.

 

One Response to Convergencia del "Tecnosistema"

  1. […] es barato en absoluto. La tecnología siempre cuesta más de esperado inicialmente. Soñamos con la convergencia de la tecnología, pero todavía andamos lejos. No se engañe: la solución que vamos a aplicar es única y exclusiva […]

Leave a Reply