Es importante innovar continuamente pues el entorno evoluciona y no sólo tenemos que adaptarnos, además tenemos que seguir siendo competitivos. Innovar no debería ser algo complicado para las PYMES, no es algo que sólo se obtiene si podemos disponer de departamentos de i+D+I ni mucho menos, de hecho para las PYMES debería ser sencillo pues su agilidad es mayor.

El problema es la resistencia al cambio y sobre todo la falta de una visión estructurada de los objetivos de la empresa. Considerando visión estructurada aquella que permite definir los objetivos a corto, medio y largo plazo. Cuando mayor es el plazo en el cual se plantean estos objetivos más ambiciosos, más inciertos son y por tanto existen diferencias significativas en:

  • La planificación que precisan.
  • La incertidumbre que generan.
  • El riesgo que suponen.
  • La medición necesaria.
  • La naturaleza de las estrategias.
  • Y el plazo de ejecución de las tácticas.

Aunque en realidad toda esta complejidad es sencilla de  resolver para una PYME.

Pongamos un ejemplo de visión estructurada, indicando los objetivos en cada plazo como ejemplo.

Empresa: Comercio minorista en mercado de nicho, I.e.: Venta de material de golf.

- Corto plazo: Definir una política de ventas efectiva basada en el cliente. Aumentar la base de clientes y no centrarse en las ventas unitarias.

- Medio plazo: Establecer los mecanismos para poder atender al cliente en cualquier momento y lugar. Y que esos mecanismos precisos para atender las expectativas generadas sean ágiles, efectivos y rentables.

- Largo plazo: Crear un modelo de negocio innovador que permita escalar su área geográfica de actuación de forma sencilla.

Desde luego no es preciso decir que estos objetivos implican y condicionan multitud de decisiones. Desde luego cuanto mayor es el plazo, mayor es la incertidumbre, pero eso no significa que no podamos evaluar el riesgo. En nuestro ejemplo no sabemos si crear un modelo de negocio concreto resultará efectivo, si saldrá bien, pero si podemos establecer un presupuesto, unos recursos que son medibles.

Desde luego cada plazo permite un tipo de innovación diferente y por supuesto la visión de largo plazo es la que asegura la sostenibilidad del negocio. El problema reside en que las PYMES infravaloran la planificación estratégica (pensar alguna hora a la semana y decidir), el potencial de una visión de plazo medio o largo (establecer una imagen de nuestra posición futura), y se centran exclusivamente en la operativa de corto plazo o peor aún en “apagar fuegos”.

En los casos en lo que asesoro sobre estas cuestiones lo más curioso es observar como después de la planificación resulta realmente sencillo tomar decisiones alineadas con los objetivos, lo que demuestra que lo fundamental es establecer el foco. Sobre todo si hablamos de tratar de generar nuevos modelos de negocio o mejorar el que tenemos.

Tagged with:
 

One Response to La innovación en las PYMES

  1. […] a realizar cambios drásticos hasta que a veces es tarde. Al fin y al cabo una empresa es una apuesta continua y dejarla sin evolución es convertirla en presa facil o víctima de las condiciones […]

Leave a Reply