En marketing digital es esencial entender que las necesidades de los clientes, que hacen uso de los nuevos canales y metodologías de interacción, no son las mismas que las del cliente digamos “tradicional”.

Soy un firme defensor de la idea de que en el entorno digital sólo podemos ofrecer servicios.

Es fundamental evaluar cuales son las prentensiones de nuestro cliente en este entorno.
Desde luego la única forma de definir correctamente nuestra estrategia digital es entender perfectamente las ventajas que el cliente pretende o cree que va a obtener, y que no son siempre una cuestión de precio.

Existen multitud de ventajas adicionales, tal vez más importantes, que están relacionadas con la información de la oferta, la disponibilidad, una mayor agilidad o infinidad ventajas basadas en contenidos interesantes para el usuario, por poner ejemplos.

Es muy importante conocer cuales son las esas ventajas que el cliente cree que obtendrá cuando asume el nuevo entorno, pues siempre le producirá incertidumbre y sólo a través de la oferta de esas ventajas adicionales de forma sencilla y eficaz podemos convencerle.
Al fin y al cabo “El mercado todavía son personas” personas que se viven en un “ámbito físico” y se desenvuelven en el entorno digital. Es preciso estar atentos a esta dualidad, porque es fácil perder alguna de las perspectivas que se generan.

Leave a Reply