Pivotar es un concepto que se está poniendo de moda, sobre todo en las llamadas startUp tecnológicas dado que la velocidad a la que son capaces de adaptarse es mucho mayor, aunque sinceramente creo que sólo parece que sean más rápidas ya que existen otros sectores e industrias que están pivotando constantemente.

En realidad los negocios, desde siempre han pivotado y es probable que en los tiempos actuales sea necesario estar dispuestos a realizar cambios continuos con mayor asiduidad de la que nos gustaría. Hay quien a esto lo llama innovación y puede que no les falte razón. Ya digo que todo esto son nombres de moda para cosas que llevan siglos realizándose. Lo que sucede es que ahora los ejemplos son más evidentes, cuando una empresa conocida introduce cambios importantes en su plan de negocio o incluso en el propio modelo de negocio.

Véase Mercadona y su decisión más analizada de eliminar marcas de sus lineales.
O que todavía no esté claro a que se dedica Twitter, después de cambiar multitud de veces de orientación y tras varias pruebas, algo que pocos se pueden permitir, entre otros muchos ejemplos.

Y para pivotar de forma ágil y efectiva tenemos que mantener una serie de condiciones.

El “core” de nuestro negocio debe permanecer intacto y no debemos “adornarlo” tanto que al final resulte imposible mantener lo que es importante porque está demasiado escondido. Ya que casi siempre está basado en nuestra ventaja competitiva.

– Tenemos que estar dispuestos a escuchar al mercado o mejor aún a nuestro entorno y a tomar decisiones que suponen un riesgo, dispuestos a asumir la incertidumbre constante. Sin olvidarnos de evaluar resultados.

Perseguir un objetivo mucho más sencillo, pero al mismo tiempo más amplio y ambicioso que el que se logra con meras tácticas puntuales y temporales.

Sólo así podremos pivotar de forma efectiva en el medio y largo plazo, todo sea por la sostenibilidad.

Un ejemplo que vamos a poder analizar, pues es un sector que precisa de muchos pivotajes entre sus actores, es el de las superficies comerciales, desde el pequeño comercio a las centro comerciales, pasando por los hiper y supermercados. Si lo seguimos atentos seguro que aprenderemos mucho.

Nota: Seguir las estrategias de Mercadona, DIA, Carrefour (¿Express?), Hipercor y Supercor, etc.… porque nos van a dar muchas lecciones. Tantas como las de las mejores startUp tecnológicas.

Y una empresa por pequeña o grande que sea, y más aún cuando es un proyecto de un emprendedor, debe estar dispuesta a “pivotar”.

 

Leave a Reply