Muchas veces parece que tener una ventaja competitiva es algo que resulta complicado y no es cierto.
Es algo que no está reservado a las grandes compañías o a quienes practican el i+D+I.
Casi todas las pymes pueden tener una ventaja competitiva, pero debe existir una disposición natural para potenciarla. Lo que sucede es que se puede producir una reducción inicial del mercado al que podemos dirigirnos y debemos asumirlo.

Cómo se puede conseguir es algo que depende mucho de los sectores y de cada caso, puede estar relacionada con diversos factores como el tiempo que lleva la empresa en el mercado, el volumen de negocio alcanzado, la especialización o estar ligada a algún tipo de innovación, entre otras muchas opciones.

Lo que sí es cierto es que definir esa pequeña diferencia con el resto de la competencia y potenciarla es esencial. Son multitud los ejemplos y si tienes curiosidad basta con preguntar a empresarios con proyectos sólidos, te sorprenderá la naturalidad y sencillez con la que exponen que diferencia a su negocio.

De hecho el modelo de negocio de toda empresa tiene que estar basado en potenciar la ventaja competitiva, pues es el núcleo de cualquier estrategia que podamos plantear.

2 Responses to La ventaja competitiva

  1. [...] La ventaja competitivaMuchas veces parece que tener una ventaja competitiva es algo que resulta complicado y no es cierto. Casi todas las pymes pueden tener una ventaja competitiva, pero debe existir una disposición natural para potenciarla. Lo que sucede es que se puede producir una reducción inicial del mercado al que podemos dirigirnos y debemos asumirlo. (JaviSagan) [...]

  2. [...] La ventaja competitivaMuchas veces parece que tener una ventaja competitiva es algo que resulta complicado y no es cierto. Casi todas las pymes pueden tener una ventaja competitiva, pero debe existir una disposición natural para potenciarla. Lo que sucede es que se puede producir una reducción inicial del mercado al que podemos dirigirnos y debemos asumirlo. (JaviSagan) [...]

Leave a Reply