Las marcas tienen como misión hacer más efectivo cada una de las fases por las que un cliente discurre para llegar a ser rentable para nuestra empresa.

Dimensión 1: Adquisición  (Nos encuentran: promoción, push, pull)

Es más sencillo promocionar una marca que lanzar un mensaje completo del concepto, nuestros valores o nuestras propuestas. La marca tal y como es conocida por el mercado, Zara, El Corte Ingles, Tom Sagan o BMW es en realidad una especie de “Caballo de Troya” que nos permite introducirnos de forma sencilla en las vidas de los clientes.

Utilizar los medios y soportes disponibles resulta mucho más rentable con una marca definida.

Este es uno de los principales caballos de batalla actuales de las marcas, ya que el público objetivo a dejado de estar completamente definido, las segmentaciones son cada vez mayores.

Dimensión 2: Activación  (Nos analizan: imagen, valores, mensaje)

Es la primera presentación al cliente potencial, suele ser la más importante pues es en la que se capta la atención, se comunican el mensaje y en algunas ocasiones la propia oferta.

Tiene que ser claro y conciso puesto que cada vez es menor el tiempo disponible para comunicar.

(Puedes reforzar tu mensaje, transmitir una imagen, definir una oferta concreta, …)

Dimensión 3: Interacción  (Producto, procesos, disponibilidad)

Una vez que el cliente ha tomado la decisión de reportarnos beneficios ;), es importante que tenga todas las facilidades para disfrutar de los atributos de nuestra marca. El CORE de nuestro producto o de nuestros procesos debe destacar sobre todo los demás.

Y sobre todo debemos evaluar correctamente cuándo, dónde y cómo se realizará o se desea la interacción. Cada vez el lugar o el momento son un factor menor a la hora de segmentar al público objetivo y son las situaciones las que debemos atender de forma correcta. Un mismo cliente puede tener diversas marcas para atender una misma “necesidad”.

Dimensión 4: Referencias  (Nos recuerdan)

Este es el máximo nivel, desde luego no se consigue fácilmente y es el más rentable puesto que si todo lo anterior se ha hecho correctamente reduce considerablemente los costes en el área de comunicación y publicidad. No es fácil de conseguir pues implica mantener el enfoque de la marca durante mucho tiempo, a pesar de las tentaciones de ampliar las posibilidades de la misma o de reducirlas por los ataques de la competencia.

Es una recompensa a las marcas con visión a largo plazo y honestidad y congruencia con su propuesta.

 

Trabajar sobre estas cuatro dimensiones es fundamental pues así es como conseguiremos que nuestra marca aporte valor (Dimensiones 2 y 3) y potenciar el crecimiento (Dimensiones 1 y 4)

Tagged with:
 

One Response to Marcas. Las cuatro dimensiones.

  1. Las marcas tienen también un aspecto que dice relación con “calidad”, sea esta buena o no tanto, sin embargo este tema está de la mano con el esfuerzo que ponga el dueño de la marca para que la calidad del producto a servicio sea la mejor de manera de protegerla ya que el prestigio de una marca puede ser dañado con muy poco y más aun existiendo hoy las redes sociales donde todos tienen voz que se escucha en todo el mundo por medio de Internet.

Leave a Reply