Una marca siempre tiene cuatro fases que tienen que estar definidas para ser efectivos en el transcurso de cada una de ellas. No son fases de la propia marca, sino aquellas por las que pasa el usuario, que es más importante.

1. Conocimiento (Existencia): Tenemos que generar impactos, hacerla conocida.

2. Percepción (Proyección) Tiene que transmitir correctamente el mensaje y la imagen que tenemos definida.

3. Interacción (Efectividad): La disponibilidad y los mecanismos de relación con el mercado son fundamentales. Las propuestas deben cumplirse.

4. Opinión (Retorno): Es la panacea de las marcas, tan potente como peligroso. Lo importante conseguir que el usuario opine y lo siguiente que opine bien.

La integridad en todas las fases es fundamental pues es lo que permite la solidez de la marca. Es fundamental mantener el enfoque correcto y en mayor medida en el entorno digital, donde las percepciones son esenciales a la hora de que el cliente tome decisiones.

Tagged with:
 

Leave a Reply